28.1.07

mentiras y sexo

Nunca te fies de una mujer que te dice que es inocente, ni de otra que te diga, hey, no pasa nada, yo soy una chica dura.
Ambas mienten.

Y por supuesto, nunca te fies de un hombre que te diga, hey, no pasa nada, yo quiero ser tu amigo. Es mentira. A no ser que tengas ochenta años, las tetas por las rodillas y peses doscientos kilos. Mm, tal vez ni aún así.

A lo mejor es un puro problema de semántica. No desconfien, señoras y señores, tal vez lo que esa mujer entiende por inocente, o aquella por chica dura, diverge levemente de la común acepción. En el caso del amigo es más sencillo, en boca masculina ha llegado a traducirse, a base de probabilidades en lo que quiero es sexo contigo. Y si te descuidas amor.
Ups, so wonderful life...

3 comentarios:

Pablo dijo...

Hey, ya se te echaba de menos, te sienta bien el cambio de look, sigue dando caña desde tu nueva casa.

Tu amigo

Misántropo dijo...

No está mal para empezar. No duele mirar, en absoluto.

Hasta se agradecería un poco más de movimiento.

Ánimo.

Uno que mira dijo...

¿Y no se puede tener tener verdades y sexo? ¿No se puede querer ser tu amigo y tener sexo contigo? Porque a mí me pasa que quiero ser tu amigo. Y tener sexo contigo.